Buscar

Aceite de coco:sus beneficios más allá de las modas


Es la grasa de moda, saturada pero cardiosaludable. ¿Cómo es posible? Su combinación de ácidos grasos de cadena media y sustancias antisépticas le otorgan propiedades que merecen ser reivindicadas.


El aceite de coco ha pasado de estar al lado de las grasas perjudiciales, porque aumentaba el riesgo de enfermedades cardiovasculares debido a su alto contenido en grasas saturadas, a triunfar como grasa saludable.


Y es que cada vez hay una mayor evidencia científica de que las grasas que encontramos en el aceite de coco virgen tienen un papel importante para la salud, pues pueden mejorar los niveles de colesterol y son recomendables para la salud cardiovascular y general.


Un aceite con muchos beneficios para tu salud


El uso del aceite de coco no es nuevo. Se consume como alimento habitual en algunos países, como Tailandia, Filipinas y Malasia.


También tiene un uso tradicional terapéutico: en las islas Fiyi, por ejemplo, se emplea para evitar la caída de cabello, y en Haití e Indonesia para tratar quemaduras y heridas.


Ahora bien, no todos los aceites de coco son iguales. Antiguamente el aceite de coco se obtenía mediante la fermentación de la leche de coco fresca, pero este método, poco práctico al parecer, ya no se utiliza. En la actualidad encontramos básicamente de dos tipos según el método de obtención.


Refinado o virgen: ¡no es lo mismo!

La mayoría del aceite de hoy, por otro lado, se obtiene de la copra (la pulpa seca del coco) mediante un proceso de refinación, desodorización y blanqueamiento que da como resultado niveles altos de ácidos grasos libres y una hidrogenación parcial. Este método, por tanto, no es saludable.


Pero hay otro método que sí lo es y que proporciona lo que conocemos como aceite de coco virgen, que no es más que el aceite que se obtiene de la pulpa fresca y madura del coco por medios mecánicos o naturales, con o sin el uso de calor y sin procesos de refinado químico.


Se consigue así un aceite inalterado que preserva su valor nutritivo (vitaminas y minerales) y su contenido en sustancias biológicamente activas beneficiosas.


Sus grasas saturadas se redimen

El aceite de coco virgen presenta un 99,9% de ácidos grasos, de los cuales el 91,9% son saturados. El resto de los ácidos grasos presentes en el aceite de coco están distribuidos en un 6,4% de ácidos grasos monoinsaturados y un 1,5% de ácidos grasos poliinsaturados. El aceite de coco virgen, al ser de origen vegetal, no contiene colesterol.


La grasa saturada se ha relacionado con el incremento del colesterol, pero estudios recientes indican que los ácidos grasos saturados de cadena media del coco virgen reducen el colesterol total, aumentan el bueno (HDL) y evitan que el LDL se convierta en una forma dañina.


Fuente: cuerpomente.com


Matriz: Av. Río Curaray OE11-49 y Pasaje Arboleda ( Valle de los Chillos)

 Whatsapp: +593 9 84068777

Mail: Info@mynatuorganic.com

Quito - Pichincha - Ecuador